Movimiento Indio "Tupaj Amaru"

________________________________________________________________________________

Consejo de Derechos Humano
Primero período de sesiones

Tema 4: cuestiones indígenas

1.- El proyecto de declaración sobre los derechos de los pueblos indígenas, cuya elaboración se había iniciado hace más de 20 de años en el Grupo de Trabajo sobre Poblaciones indígenas y que a lo largo de 11 años ha sido objeto de un trato discriminatorio y selectivo en el propio seno de las Naciones Unidas, hoy fue sometido a votación, debido a la falta de consenso tan esperado.

2.- Cualquier sea la apreciación de Estados y representantes indígenas sobre los resultados de la labor del Grupo de Trabajo en la esfera normativa, un hecho tenaz se impone: a lo lago de más de una década no se ha logrado progresos tangibles, ni acercamiento hacia un consenso general, mucho menos avances sustantivos en el fortalecimiento y armonización de las disposiciones del proyecto, debido a la falta de la voluntad política de los Estados.

3.- Quisiéramos dejar constancia ante este Honorable Consejo de Derechos Humanos que, tras once (11) años de debates estériles y declaraciones retóricas, el Grupo de Trabajo establecido de conformidad con la resolución 1995/32 de la Comisión de Derechos Humanos una vez más ha fracasado en su mandato exclusivo de elaborar el proyecto de la Declaración, colocando hoy a Gobiernos e indígenas ante un dilema: adoptar una declaración obsoleta, abstracta o una declaración congruente, precisa y fuerte para garantizar la supervivencia de pueblos y naciones indígenas.

Los Miembros del nuevo Consejo de Derechos Humanos, entes fríos e insensibles al sufrimiento de pueblos indígenas optaron por la primera opción: el texto controvertido del Presidente y coartado de las normas mínimas estipuladas en el proyecto de la Subcomisión.

 

4.- Por su intransigencia, su arrogancia y su desprecio a la extinción de comunidades históricas, los países occidentales, tales como Estados Unidos de América, Australia, Reino Unido, Canadá, Francia, Nueva Zelanda, la Unión Europea y la Federación rusa son los directos responsables del fracaso sufrido en la elaboración y adopción de la declaración en el marco del Decenio

5.- Movidos por sus intereses estratégicos y geopolíticos las potencias occidentales y sus lacayos del Sur se han librado durante 10 años y a puerta cerrada, a socavar y cortar las normas mínimas estipuladas en el proyecto de la subcomisión, tales como el derecho a la libre determinación, los derechos colectivos, el derecho originaria a la propiedad originaria sobre las tierras, la soberanía permanente sobre los recursos naturales, la desmilitarización de tierras y territorios y la protección jurídica de la propiedad cultural e intelectual- derechos reconocidos en el derecho internacional.

6.- Si bien en la "Propuesta del Presidente" aparece el artículo 3 en su versión original, pero se logrado incluir en otros artículos trampas y obstáculos al libre ejercicio del derechos a la libre determinación. Otros artículos relevantes, como el delito de genocidio fueron eliminados del texto original y el propio lenguaje sufrió cambios.

7.- La 11º sesión del Grupo de Trabajo de diciembre 2005 a febrero 2006 ha revelado los resabios del colonialismo, el egoísmo, dobles estándares, el racismo, la incoherencia política de los países ricos y la posición paralizante de las potencias occidentales que se obstinan a concebir la elaboración de nuevos estándares en la dialéctica de mutación y cambio, introduciéndolos como nuevos conceptos y categorías del derecho internacional en la promoción de los derechos indígenas.

8.- Frente a los grandes retos e intentos de socavar sus disposiciones mínimas, diluir y debilitar cada vez más su esencia jurídica y política, nuestra organización ha venido presentando, en cada sesión, a consideración y reflexión de los miembros del Grupo de Trabajo, propuestas, contribuciones sustantivas y enmiendas más de fondo que de forma con el propósito de mejorar, fortalecer y armonizar el conjunto de las disposiciones de la declaración de manera que responda a las caras aspiraciones los pueblos indígenas.

9.- Pero, debido a la ausencia del principio de imparcialidad, objetividad e independencia del Presidente-Relator y bajo las presiones políticas de los Gobiernos, nuestras propuestas fueron ignoradas y descartadas de la Mesa de negociaciones. El presidente falta a la verdad cuando afirma que su "Chairma's proposal" recoge contribuciones indígenas.

10.- Me permito hacer observar al Departamento jurídico de la ONU que el texto del Presidente que se aleja considerablemente del proyecto de la Subcomisión y únicamente se funda en la percepción de los Gobiernos, no fue adoptado en la última sesión (febrero 2006) del Grupo de Trabajo, ni por consenso ni por votación tal como exige los procedimientos legales de las Naciones Unidas.

11.-Consecuentes con la causa indígena, nuestra organización "Tupaj Amaru" ha venido abogando durante más de 20 años para que se lograse la adopción de un instrumento internacional que fuera congruente con el conjunto de las normas internacionales vigentes, fuera lo suficientemente preciso y coherente para engendrar derechos y obligaciones aceptables por la comunidad internacional y descansara sobre bases materiales para garantizar su aplicación efectiva.

12.- En este momento en que los mismos Gobiernos que subyugan a las naciones indígenas han logrado forzar al Consejo la adopción de un texto cortado de su contenido jurídico y político, un texto socavado de sus alcances económicos y sociales, un texto débil, incluso y no consensuado con la complicidad de seudo representantes indígenas que poco o nada han contribuido al fortalecimiento del texto original, nuestra decepción es a la altura de nuestras esperanzas. Los Gobiernos neoliberales del Norte y del Sur, defensores del capital transnacional lograron colocar a pueblos y naciones aborígenes contra la pared y frente a un hecho consumado.

13.- Las comunidades y Aylls originarios que ni siquiera saben de la existencia de un mecanismo en la esfera normativa en las Naciones Unidas y cuántos no conocen el propio texto de la Subcomisión no deberían hacerse ilusiones en que una declaración sea vinculante o no pueda resolver sus problemas. Los pueblos indígenas con o sin Declaración seguirán luchando por la tierra y la dignidad y, sin duda prepararemos nuestra propia declaración de Derechos Humanos en base del proyecto de la Subcomisión hoy reforzada por las valiosas contribuciones de "Tupaj Amaru".

14.- Habida cuenta de lo expuesto, teniendo en mente las legítimas preocupaciones de un número considerable de organizaciones indígenas y en base del proyecto de la resolución dirigida a la atención del 61º período de sesiones de la Comisión de derechos Humanos, el Movimiento Indio "Tupaj Amaru" presentó en tiempo oportuno al Honorable Consejo el proyecto de decisión "the draft decisión" que se encuentra nuestro documento A/HRC/1/NGO/1, para que los Miembros tomaran acciones concretas y coherentes en relación con el proceso de elaboración y adopción de instrumentos de derechos humanos.

Palacio de Naciones, 29 de junio de 2006