Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas
Nueva York, 5ta Sesión del 15 – 26 de mayo de 2006




La voz de los ausentes en el FORO PERMANENTE

Señora Presidenta, señores y señoras representantes de los gobiernos nacionales, hermanos y hermanas indígenas presentes en el plenario del Foro Permanente.


Permítame dirigirme a ustedes a nombre del Pueblo Aymara Lupaqa asentada en el basto altiplano peruano-boliviano, particularmente a nombre de CCISETA, UNICIQO, COCOPALQA y FREDERNMAA, todas ellas bases del Consejo Indio de Sudamérica -CISA-. Considérenlo, que la presente, es la voz de todos/das los ausentes en el plenario donde están ustedes. Al igual que el suscrito, muchos/muchas no cuentan con recursos para estar presentes en el foro, mucho menos tienen la suerte de contar con financiamiento para expresar nuestra posición en el plenario, a pesar de nuestra buena disposición.

Bajo este preámbulo innecesario. Expreso a ustedes desde la lejanía (pero presentes a la vez espiritualmente) me sincero deseo de que se lleguen a resultados concretos en la forma como afrontar y ser parte de los Objetivos del Desarrollo del Milenio -ODM-, aun cuando la diversidad de nuestras culturas, de nuestros sistemas de creencias y valores sea distinto, todos/das tenemos un objetivo común que es el de abatir al hambre y la pobreza física . Al mismo tiempo, todos/das como en el pasado de nuestros ancestros seguiremos usando racionalmente los recursos naturales de nuestra madre tierra, al igual que seguiremos conservándolos y en lo posible para beneficiarnos equitativamente de los resultados de nuestras acciones. Teniendo en cuenta también, que estamos plenamente convencidos que seguiremos retransmitiendo a nuestros hijos e hijas nuestros sistemas de valores y creencias para el beneficio de nuestras futuras generaciones y de la comunidad internacional.

Por consiguiente, es deseo de los Pueblos Indígenas a ser protagonistas principales del logro de ODM, para realmente irradicar la pobreza extrema y el hambre; lograr la enseñanza primaria universal; lograr la equidad de género; reducir la mortalidad infantil y materno; combatir el VIH/Sida; garantizar la sostenibilidad del medio ambiente; y fomentar la asociación mundial para el desarrollo.


Todo ello, sólo sí, será posible con la plena vigencia de los derechos humanos y libertades fundamentales de los Pueblos Indígenas y sobre todo, se garantice a nuestros pueblos la plena vigencia de la libre determinación, libre uso, posición y propiedad de nuestras tierras, territorios y nuestros recursos naturales. Pero, lastimosamente la realidad es totalmente adversa para nuestros pueblos, dado que continúan violándose a diario nuestros derechos humanos y libertades fundamentales. Al igual que cada día que pasa los Gobiernos amparado en su poder hegemónico continúan despojando nuestras tierras, territorios a nombre de conservación, concesión a empresas mineras, forestales o turísticas. Más que eso, continúan declarando como áreas protegidas a nuestras tierras y territorios como si los que habitamos allí sólo fuéramos fieras u objetos de un circo. Paradójicamente dicen que la conservación, concesiones y áreas protegidas son para garantizar la sostenibilidad del medio ambiente, ¿Cómo puede lograrse estos ignorando a nuestros pueblos?, si esas tierras ahora están contaminadas, envenenadas sus nutrientes, convertidas en desiertos y desertificadas que sólo permiten asegurar la muerte lenta pero segura de nuestras futuras generaciones y la sostenibilidad ambiental de la comunidad internacional.

Si las tierras que eran nuestras, ahora son patrimonio nacional de los Estados y a su vez contaminadas, todos ellos, sólo garantizan la continuidad del hambre, miseria, pobreza, degradación socio cultural y ambiental entre otros, por tanto. ¿Cómo podemos erradicar el hambre y la pobreza si nos siguen despojando de lo poco que nos queda, como son las tierras y los recursos naturales?.

Las preguntas formuladas, deben servir de reflexión. Pues, no se puede conservar la diversidad biológica asesinando en el tiempo a los verdaderos guardianes de conservación de esa diversidad biológica y cultural. Por consiguiente, el quinto periodo de sesiones del Foro Permanente debe realmente Redefinir los Objetivos de Desarrollo del Milenio, pensando en no continuar despojando nuestras tierras, territorios y los recursos naturales. Ello es simplemente el derecho individual y el derecho colectivo de nuestros Pueblos a vivir con dignidad humana como los otros.

Caso contrario, la redefinición de los ODM sólo quedará como discurso, peor aun, si se continua ignorando la libre determinación y el libre disfrute, acceso y control de nuestros territorios y recursos naturales poseídas a lo largo de los años. Porque todos ellos, son fundamentales para garantizar la vigencia de la diversidad étnica, la vigencia de la diversidad socio cultural y lingüística. En suma, la “libre determinación” y los derechos a la propiedad sobre nuestras tierras y sus recursos naturales es la única garantía para irradicar el “hambre y la pobreza” y poder lograr la enseñanza primaria universal basada en la educación intercultural bilingüe y la lograr la sostenibilidad socio ambiental y humana.

Al final sostenemos, que la no discriminación, exclusión social debe ser punto clave para convivir realmente de la mejor forma posible, donde nuestra participación sea fundamental y ser actores de libre consentimiento, previo e informado. De esta forma junto al Segundo Decenio de los Pueblos Indígenas que coincide con el año (2015) fijado para lograr de ODM sea una tarea conjunta sin discriminación.

Lupaqa Marka (Puno Perú), 25 de mayo del 2006




______________________________________________
Fortunato Escobar, Ingº MsC.
Coordinador General adjunto del CISA

e-mail: fempuno@yahoo.es Telf: +5151 9635035
website: www.puebloindio.org - www.cciseta.com