Movimiento Indígena Tupaj Amaru (Bolivia)

----------------------------------------------------------------------------------

 

COMITÉ INTERGUBERNAMENTAL

SOBRE PROPIEDA INTELECTUALY RECURSOS GENÉTICOS,

CONOCIMIENTOS TRADICIONALES Y FOLCLORE

20th sesión, ítem 8) Participación de pueblos indígenas

Revisión de los procedimientos de participación

1.- Acogemos con satisfacción que la Asamblea general de la OMPI, en su 40 sesión que tuvo lugar del 26 de septiembre al 5 de octubre 2011, haya decidido de recomendar al Comité Intergubernamental a que reexamine sus procedimientos con miras de reforzar y reconocer las contribuciones de los pueblos indígenas, denominados "Observadores" en el proceso de negociaciones de los instrumentos internacionales.

2.- Conste que, en virtud del artículo 24 de las Reglas generales de procedimiento de la OMPI, los Observadores pueden tomar parte en los debates a invitación del Presidente, pero no están autorizados a presentar propuestas, moción, enmiendas a los proyectos en examen.

3.- Conviene aclarar que, la diferencia fundamental entre pueblos indígenas y observadores consiste en que, los primeros son poseedores y titulares de conocimientos tradicionales y expresiones culturales y los segundos, en su mayoría son representantes de las empresas farmacéuticas, industrias biotecnológicas y Consultorías de patentes, antropólogos y poderosos lobbies que defienden intereses ajenos a los pueblos indígenas.

4.- A pesar que los pueblos indígenas son guardianes de dichos conocimientos y recursos genéticos, pero se ven marginalizados y reducidos al silencio. En cambio, los Estados del Norte y sus ONG (observadores) continúan en su implacable voluntad de entregar los CT, ECT y RG a la voracidad de sus poderosas empresas transnacionales.

5.- Contrariamente a los observadores, los pueblos indígenas han venido contribuyendo a lo largo de siglos con la diversidad de sus culturas, sabidurías ancestrales y sus formas de organización social al progreso y enriquecimiento de las civilizaciones del mundo.

6.- Los pueblos indígenas vienen a la OMPI, no simplemente para agradecer al Fondo Voluntario por la subvención ni para calentar la silla, sino ellos vienen para defender sus derechos y poder negociar con los Estados, la protección de su patrimonio cultural y espiritual objeto de la piratería y biopiratería vienen para reivindicar el acceso justo a los beneficios derivados de la explotación de sus conocimientos tradicionales y sus expresiones culturales.

7.- En virtud del artículo 24 de las Reglas Generales de procedimiento de la OMPI, el Comité intergubernamental compuesto de Estados Miembros de la OMPI decidió reservar a representantes indígenas y comunidades locales un tratamiento selectivo, discriminatorio y dobles estándares

8.- En aplicación de dicha disposición, los Estados se niegan reconocer a los pueblos indígenas en tanto que sujetos de derecho, actores de la historia y depositarios de la soberanía permanente sobre sus conocimientos tradicionales, expresiones culturales y recursos genéticos y como Parte de un proceso de negociación de instrumentos internacionales.

9.- Los Estados occidentales consideran a los "Indios simplemente como objetos de estudio antropológico.". Los protagonistas del proceso de alineación cultural pretenden reducir las sabidurías indígenas a un simple folclore, sus religiones a puras supersticiones, sus lenguas a simples dialectos.

10.- A partir de esta alienación cultural, los Estados no reconocen a los pueblos indígenas como partes iguales entre poseedores y utilizadores de CCTT, ECT y RG y no admiten que sus contribuciones, observaciones y enmiendas fueran como aportes constructivos al proceso de negociación de un instrumento o instrumentos de protección jurídica.

11.- Tras más de 11 años de debates estériles sobre la participación de pueblos y comunidades indígenas, hoy observamos con decepción el egoísmo y el doble rasero de los países ricos y la incoherencia de sus políticas para garantizar el derecho de participación libre y efectiva en el seno de la OMPI.

12.-No obstante, muchos representantes de origen indígena se conforman a los criterios de participación: a saber, los principios de representatividad, independencia, integridad moral y conocimientos reconocidos en la esfera de la propiedad intelectual.

13.- En materia de participación de los observadores, el Comité Intergubernamental de la OMPI debería conformarse a las mismas Reglas y procedimientos establecidos por el sistema de Naciones Unidas y sus Agencias especializadas y aplicar los principios de equidad adoptados por las Conferencias internacionales e instrumentos de derechos humanos.

14.- Conste que, en su Programa de Acción de Viena adoptada en 1993, la Conferencia Mundial sobre los Derechos humanos insta a los "Estados a que aseguren la participación plena, efectiva y libre de pueblos indígenas en todos los aspectos de la sociedad, en particular en los asuntos que les conciernen".

15.- En el sentido dialéctico, se entiende por derecho a participar en los asuntos de la sociedad, la participación plena, libre y efectiva de pueblos indígenas en tanto que individuos y en forma colectiva, como actores de la historia, sujetos de derecho y depositarios de la soberanía permanente sobre sus recursos naturales.

16.- La Carta de Naciones Unidas, en su artículo 71) establece que:"el Consejo Económico y Social podrá hacer arreglos adecuados para celebrar consultas con organizaciones no gubernamentales, incluido pueblos indígenas, que se ocupan de asuntos de la competencia del Consejo".

17.- En ese espíritu, la Resolución 1996/31 del Consejo Económico y Social establece modalidades de participación de las ONGs y la Sociedad civil y representantes indígenas, tanto en el Consejo de derechos y sus Órganos subsidiarios, como en las Conferencias internacionales y foros regionales de la ONU.

18.- En virtud de la Resolución 1996/31 del ECOSC, los Estados reconocen a las ONGs como entidades consultivas en la esfera de derechos humanos, derecho al desarrollo, derechos económicos y culturales, políticos y civiles. Las entidades consultivas se ven alentadas en su labor y gozan de la potestad para presentar contribuciones escritas y son autorizadas a tomar la palabra en las plenarias. Incluso las ONGs pueden introducir enmiendas a la Agenda del Consejo de derechos humanos y presentar candidatos a los puestos vacantes para Relatores temáticos

19.- Dicho esto, la OMPI debería inspirarse de las labores del Grupo de Trabajo abierto, establecido por la resolución 1995/32 de la Comisión de Derechos Humanos, con el fin exclusivo de elaborar un proyecto de declaración sobre los de derechos de los pueblos Indígenas.

20.- La participación efectiva y libre de representantes indígenas y en pie de igualdad con los Estados en el proceso de negociación del proyecto de la Declaración a lo largo de 11 años sentó un precedente positivo. Sus propuestas, contribuciones y enmiendas a los párrafos dispositivos fueron ampliamente debatidos, publicados y distribuidos y forman parte integrante de la Declaración.

21.- Las actividades de las organizaciones de pueblos indígenas autorizadas a participar en el Grupo de Trabajo y conforme a los procedimientos establecidos, están gobernadas por lo dispuesto en los artículos 75 y 76 del reglamento de las Comisiones orgánicas del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas.

22.- En conclusión, los pueblos indígenas y comunidades locales, en su condición de titulares y guardianes de los conocimientos tradicionales, expresiones culturales y recursos naturales, reivindican el justo derecho de ser reconocidos como sujetos de derecho para negociar con los Estados el instrumento vinculante sobre la protección jurídica del patrimonio cultural e intelectual de las civilizaciones ancestrales.

Contribución presentada por el Movimiento Indígena Tupaj Amaru (Bolivia)

OMPI, 16 de febrero 2012