puma.gif (13101 Byte) La Hoja de Coca y el Derecho

                 a la Cultura y Religión propia.

Documento del Consejo Indio de Sudamérica, CISA,
presentado a la Comisión de Derechos Humanos,
Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección de las Minorías
en su 46o período de sesiones


Desde tiempos precoloniales los pueblos andinos conocen la hoja de coca, planta sagrada de los Incas y son millones de personas que hasta hoy la consumen y la utilizan en la vida social, para rituales religiosas, para adivinaciones y como medicamento.

Desde 1860 esta conocido su elemento activo, un alcaloide que se nombra cocaina. El mundo occidental que nunca reconoció ni comprendió los valores de la civilización amerindia ni el significado de sus costumbres y rituales, entonces interpretó el consumo de la hoja de coca como toxicomania. Sin embargo el abuso de drogas se comete en los paises occidentales y logicamente tendria que combatirse allí mismo. Pero los Estados Unidos lanzaron la "Guerrra contra las Drogas" en los paises de producción de la hoja de coca, exigiendo la erradicación de un producto que para todos los indios, campesinos, trabajadores, mineros representa no solo un gran valor irremplazable como alimento, sino tambien como aporte economico para los productores .

A pesar de la represión por las fuerzas policiales financiadas por Estados Unidas, los indígenas defienden la hoja sagrada y su uso tradicional. En la Conferencia Internacional de las Organizaciones No-Gubernamentales acerca de las Poblaciones Indígenas y la Tierra que se llevo a cabo en Ginebra del 15 al 18 de septiembre de 1981, el Movimiento Indio Tupaj Katari MITKA-1 de Bolivia presentó un informe titulado : "La Tierra - el Indio y su Cultura". El cuarto capitulo de este documento trata del Caso Coca y menciona:

" No nos cansaremos de aclarar a otros pueblos y al mundo, que este alimento est  intimamente ligado con nuestros costumbres, leyendas y tradiciones. La coca desde tiempos inmemoriales, miles de años atras, fué utilizado por la totalidad de los habitantes en esta parte del continente, no para fines alimenticios exclusivamente. De fuerza vital fisicamente, sin alterar en lo mínimo el organismo de una persona, esta utilizado en la medicina; espiritualmente es el elemento divino indispensable para diversos actos sagrados, como la gratitud a la Pachamama por los productos de un año. Muchos masticadores pronostican por la hoja de coca el destino de una persona, de una comunidad, de una nación. Pero en todos los tiempos hasta hoy, el indio no sabe un  pice de la cocaina ni de su comercialización. La supresión de la Coca significaría tambien la desaparición de los habitantes.

Esta realidad ha sido objeto de amplias investigaciones científicas y los resultados de estos estudios estan confirmados por el Instituto Indigenista Interamericano

"A pesar de que era conocido desde la é poca colonial que el uso de la coca estaba siempre muy vinculado a las practicas religiosas y sociales de los grupos indígenas, es la influencia occidental la que logró identificar la hoja de coca con el narcótico consistentemente y ha ignorado esta importante dimensión. En el contexto actual de respeto a la libertad de religiones, el antiguo ataque colonial a los usos religiosos de la hoja de coca adquiere nuevas dimensiones, ya que la búsqueda de métodos eficaces de contener el consumo de drogas en occidente, atenta al mismo tiempo contra lgí¡timas practicas religiosas de varios millones de indígenas violandose así los derechos humanos de aquellas grupos

El grupo social que usa la coca puede muy bien controlar los efectos sociales del uso de la hoja mediante la fuerza autogenerada del control social interno que regula las cantidades que se consumen, el cómo y cuanto ha de consumirse mediante las reglas de buenos modales de uso de la hoja. En última instancia son los propios grupos idí¡genas quienes pueden forjar una alianza entre consumidores y productores para usos legitimos quienes, con ayuda de los gobiernos nacionales, han de defender su hoja sagrada del mal uso que los narcotraficantes hacen de ella."
(Instituto Indigenista Interamericano 1986)

Sin embargo, segun la Convención Unica de 1961 sobre estupefacientes, la planta de coca esta bajo la fiscalización internacional y la masticación de la hoja de coca se considera como addicción nociva para la salud. Y a pesar de varios estudios cientificos que contradicen a esta interpretación, dentro de ello mencionamos la opinión de Enrique Mayer, jefe de investigaciones antropológicas del Instituto Indigenista Interamericano, todavia no se ha modificado esta convención Las consecuencias tienen que supportar los productores de la hoja de coca con la erradicación y substitución, aún nada tienen que ver ellos con la producción de cocaina

. La "Guerra contra las drogas" y la Ley 1008 promulgada para la represión antinarcótica ha creado en Bolivia una situación de intimidación de la población en las regiones de producción de la hoja de coca, como cualquiera persona que defienda públicamente el libre cultivo de la coca o defienda a alguien acusado bajo esta Ley pueden ser sentenciados. Su aplicación ademas lleva a un aumento de las Violaciones de los Derechos Humanos causadas por la "Guerra contra las Drogas" en Boliva como testiga el documento de la Red Andina de Información que adjuntamos en anexo.

Como es de conocimiento que la substitución de la coca por otros productos ha sido un fracaso, la única solución viable para un desarrollo alternativo setía la Legalización Internacional de la producción que permitiría la industrialización y la exportación de productos naturales a base de coca, como mate embolsada y productos cosmeticos etc .Para ello pedimos a las Naciones Unidas y a la Comisión de Estupefacientes la Modificación de la Esfera de Aplicación de la Fiscalización segun el Art. 3 de la Convención Unica sobre Estupefacientes de 1961.

Tomás Condori
representante de CISA ante la ONU
Ginebra, Palacio de las Naciones,
el 18 de agosto de 1994


e-mail, dirección en Bolivia: arsuri@caoba.entelnet.bo
o Dirección en Suiza


regresar.gif (3491 Byte)